lunes, 30 de mayo de 2016

Algunas de las mejores razas de perros pastores

BERGER DES PYRÉNÉES A FACE RASE (Pastor de los Pirineos de cara pelada)

Origen y utilización. Los mismos que el pastor de los Pirineos. Aspecto exterior. Similar al del pastor de los Pirineos, excepto en la cabeza que tiene un hocico más largo y más puntiagudo, y en el pelaje, que es de mediana longitud, y corto en la cabeza y la parte anterior de las patas. Alzada a la cruz: Macho y hembra, como máximo 55 cm.

BOUVIER DES ARDENNES (Boyero de las Ardenas)

Origen y utilización. Las Ardenas belgas, donde aún se utiliza frecuentemente para guardar vacas. Su apariencia es más la de un perro ovejero que de un perro boyero. No es perro de concurso.

Aspecto exterior. Cabeza pesada y moderadamente corta con ligero stop. Ojos, oscuros. Orejas' han de ser aguzadas, pero las orejas ladeadas también son aceptables. Cuello: corto y grueso. Cuerpo, de mediana longitud, con pecho profundo y ancho. Patas, de longitud mediana y con huesos fuertes. Pies', redondos. Cola: amputada muy corta. Pelaje, lanudo y áspero, de 5 cm de largo, más corto en la cabeza y las patas. En invierno tiene una capa Interior espesa. Tiene bigotes y barba en el hocico.

Carácter. Inteligente, dispuesto a agradar a su dueño, hosco para los extraños.

Alzada a la cruz: tamaño mediano: 60 cm como máximo, tamaño grande: 60 cm como mínimo. Color: son aceptables todos los colores.

BOUVIER DES FLANDRES (Boyero de Flandes)

Origen y utilización. La región de la frontera franqo-belga, donde seguramente sus antepasados fueron el perro de pastor picardo y el mastín belga. Originariamente utilizado para muchos fines: como perro pastor de vacas, guardián e Incluso como perro de tiro.

Aspecto exterior. Cabeza: cráneo bastante ancho y plano, stop ligero y hocico corto y ancho. Ojos: oscuros y ovalados con expresión decidida. Orejas: generalmente recortadas y no demasiado largas. Cuello: no demasiado corto y sin papada. Cuerpo: corto y profundo. Patas: de longitud mediana con huesos robustos. Pies: redondos. Cola: cortada dejando solamente 10 cm. Pelaje: áspero y ligeramente lanudo, de 6 cm de largo aproximadamente.

Carácter. Inteligente, vivaz, enérgico, valiente, responde al adiestramiento.


Alzada a la cruz: macho: 65 cm, hembra: 62 cm.

Color: desde amarillo pardusco hasta negro, gris, mosqueado.

CANE DA PASTORE BERGAMASCO (Pastor bergamasco)

Origen. Las montañas del norte de Italia. Su gran similitud con el briard hace suponer un mismo origen.

Aspecto exterior. Cabeza', cráneo ancho y ligeramente arqueado, stop pronunciado y hocico cuadrado, no demasiado largo. Ojos: oscuros, los ojos azules son aceptables para perros de color claro. Orejas: pequeñas y semiaguzadas. Cuello: bastante largo. Cuerpo: de longitud moderada, con los costados bastante arqueados. Patas: medianamente largas y robustas. Pies: redondos. Cola: de mediana longitud. Pelaje: largo, algo ondulado y lanoso, áspero en el lomo.

Carácter. Valeroso, buen guardián en el cual se puede confiar.

Alzada a la cruz: macho: unos 60 cm, hembra: unos 56 cm Color: gris en todos los matices, con o sin manchas blancas o negras o mezclado con amarillo o pardo.

Después de ver y estudiar a estas fantásticas razas, os recomendamos el divertido artículo sobre casetas para perros que han publicado nuestros amigos de perrosysusrazas.com

jueves, 18 de febrero de 2016

Algunas de las mejores razas de perros pastores

SCHAPENDOES (Perro de pastor holandés)

Origen y utilización. Países Bajos. Antigua raza de perros, emparentada con los perros pastores lanosos de pelo largo de otros países, tales como el perro de lanas alemán, el puli, el collie barbudo y el briard. Aún utilizado como perro de pastor, hoy en día se ha convertido más en perro casero y guardián, parecido a lo que ha ocurrido con el perro labrador.

Aspecto exterior. Cabeza: cráneo aplanado más ancho qua largo, con stop pronunciado y hocico ancho y corto. Ojos: redondos, grandes y de color pardo. Orejas: caídas y no demasiado grandes. Cuell: no demasiado corto. Cuerpo: bastante largo con pecho profundo y costillas ligeramente arqueadas. Patas: moderadamente largas y con huesos ligeros. Pies: grandes con forma ancha y ovalada. Cola: larga con gancho en la punta. Pelaje: largo, espeso, delgado y áspero, ligeramente ondulado; no debe ser sedoso. Carácter. Vivaracho, muy excitable, valiente, inteligente, fiel, buen perro guardián

Alzada a la cruz: macho: 43-50 cm, hembra: 40-47 cm.

Color: todos los colores están permitidos, de preferencia gris azulado a negro

SHEEPDOG OLD ENGLISH - BOBTAIL (Pastor ingles de cola corta)

Origen y utilización. Una de las razas más antiguas de perros de pastor de Inglaterra, pero su origen es oscuro. Al principio utilizado como guardián de rebaños, mas tarde se convirtió en conductor de ganado y perro de pastor.

Aspecto exterior. Cabeza: cráneo bastante cuadrado, hocico algo largo y cuadrado y stop pronunciado. Ojos: oscuros o con la cornea opaca. Orejas: pequeñas y caídas. Cuello: tiene que ser bastante largo. Cuerpo: corto, compacto y de más alzada a los cuartos que a la cruz, con costillas muy salientes y pecho profundo y ancho. Patas: moderadamente largas con huesos fuertes. Pies: pequeños y redondos. Cola. enteramente amputada. Pelaje. abundante, largo, áspero y tosco, con cape interior espesa.

Carácter. Inteligente, valiente, tranquilo, no pendenciero, buen perro guardián y amigo de los niños

Alzada a la cruz: macho: 56 cm y mas, hembra: 50 cm.

Color: cualquier matiz de gris o azul, con o sin manchas blancas

SHEEPDOG SHETLAND - SHELTIE (Pastor de Shetland)

Origen y utilización. Las islas de Escocia. Probablemente se derivó de collies de trabajo procedentes del continente y del yakki o perro de Islandia, llevado por los buques balleneros que acudían a las Shetland. Para un perro pastor son pequeños, pero también lo son las ovejas y los ponies de las Shetland. Guardan la casa, custodian los rebaños e impedían qua el ganado entrase en los campos que no estuviesen vallados en las islas.
Aspecto exterior. Cabeza: cráneo aplanado y moderadamente ancho, stop ligero; hocico y cráneo son de igual longitud. Ojos: de tamaño regular, en forma de almendra y oscuros, excepto pare los de pelaje azul grisáceo, que también pueden tener ojos con cornea opaca. Orejas: pequeñas y ladeadas. Cuello: bastante largo. Cuerpo: no corto, el pecho es profundo y con costillas muy salientes. Pates: moderadamente largas con huesos robustos. Pies: ovalados. Cola: larga. Pelaje: largo, áspero y lacio, con capa interior corta, espesa y suave.

Carácter. Inteligente, afable, afectuoso, pero no amistoso con todo el mundo, buen perro guardián.

Alzada a la cruz: macho 36 1/2 cm, hembra: 35 1/2 cm.

Color: tricolor, en anaranjado de todos los matices desde el oro hasta
caoba oscuro y azul grisáceo; con todos estos colores son de desear señales blancas, como en la cara, en el cuello, en el pecho, en la punta de la cola y en las petas. Otros colores son negro y blanco, negro y canela.







jueves, 22 de octubre de 2015

¿Un perro de raza o no?

No se ha de olvidar que un perro, al igual que un ser humano, es ante todo un individuo, cualquier perro, pura raza o no, tendrá su propio carácter. Un mestizo puede ser tan fiel y afectuoso como un perro de raza, y puede ser igualmente juguetón o perezoso, agresivo o cariñoso, atrevido o tímido. Sin embargo, el perro de raza tiene la gran ventaja de que su aspecto puede preverse y su carácter predecirse más o menos cuando aún es un cachorro. En cada animal se manifestarán rasgos individuales, pero todos los miembros de una raza tenderán a tener la misma disposición natural. Un perro perteneciente a una raza de pastor, como por ejemplo un pastor aleman, será un buen perro guardián dispuesto a siempre a su dueño; un terrier es activo y alegre; un perro de caza es voluntarioso y posee un fuerte instinto cazador. Puesto que el perro de pura raza permanecerá fiel a su tipo, esto hace que sea más fácil elegir un cachorro que cuando crezca satisfaga nuestro gusto, necesidades y circunstancias. Sin embargo un tipo de perro de de compañía como el shih tzu, será un perro perfecto para tener en el hogar.


Otra consideración muy distinta que puede hacer que se prefiera un perro de raza es que, si se quiere tener descendencia del animal doméstico en cuestión, se puede esperar un resultado más atractivo de lo que sería en el caso de un mestizo. Puede obtenerse una prometedora camada de una perra hermosa, sana y de pura raza y de un semental bien escogido. Sin embargo, se tiene que advertir que una tal camada exigirá gran cantidad de cuidados e implicará considerables gastos de los que apenas si se sacará algún provecho con la venta de los cachorros: ¡será mejor no hacerse ilusiones en este sentido! No obstante, es una agradable experiencia ver una camada de cachorros crecer de día en día.


Si no se tiene gran deseo de un perro de una raza determinada, se encontrará probablemente un amplio surtido a elegir entre los desgraciados canes que están esperando un dueño amable y un buen hogar en las perreras locales para canes perdidos. La mayoría de ellos serán mestizos, es decir, perros cuyos padres no son de la misma raza. A veces se trata de cruces de dos canes pura raza de razas diferentes; generalmente son una mezcla de muchas razas por ser uno de los padres, o ambos, ya un mestizo. Desde luego, un tal mestizo puede constituir un compañero tan simpático y agradable como un perro de raza, e incluso puede ser un animal muy bello, aunque su aspecto exterior no siga el estándar de un perro de raza. Si es un can muy joven, su futuro aspecto exterior y su carácter no pueden predecirse. Por fortuna, hay siempre personas que están dispuestas a dejarlo en manos de la suerte. El riesgo que ello implica es naturalmente menor con un perro adulto; pues entonces nos encontramos con un perro cuyo carácter y aspecto exterior han madurado ya y podemos decidir con más certeza si satisface nuestros deseos. Sin embargo, no se olvide que un animal abandonado, que quizá ha sido tratado mal y luego tenido en una perrera durante días, no mostrará su lado más atractivo: un perro abandonado, tímido y hosco, puede llegar a convertirse en un compañero ideal al ser puesto en un nuevo ambiente más amable.


Se haría ciertamente algo meritorio al adoptar un perro abandonado, pero es una acción que requiere pensarla bien. Puede que haya un motivo por el cual un can haya ido a parar a la perrera, y si este motivo consiste en sus malas cualidades, tal vez éstas no se muestren hasta que haga cierto tiempo que se posee. En tal caso hemos de estar dispuestos a dedicarnos por completo a hacer frente a los problemas que pudieran surgir. Es inhumano liberar a un animal de su desgracia sólo para abandonarlo después. La bien intencionada pero poco meditada acción podría terminar en tragedia. Con la adquisición de un mestizo se incurre en el mismo grado de responsabilidad que con la compra de un costoso perro de caza.

Hay la falsa concepción, muy extendida, de que un mestizo será más fuerte y más resistente a las enfermedades que un perro de pura raza. Quienes hayan trabajado en una residencia canina saben bien que no es cierto.

Si, a pesar de todos los argumentos que pueden abogar por el rescate de una criatura necesitada, nos decidimos en favor de un perro pura raza, primero deberíamos considerar qué cualidades naturales queremos que tenga el perro que se va a adquirir. Una vez hemos determinado a qué grupo tendría que pertenecer el can: pastor, terrier, mastín, perro de caza o perro de compañía, aún queda una gran diversidad en cuanto a tamaño y pelaje. Por lo tanto, se deberían considerar cuidadosamente las condiciones en que tendrá que vivir el nuevo perro. Ninguna raza grande y de pelo largo va bien en un piso; ningún perro deportivo debería verse privado de la oportunidad de correr cuanto le venga en gana; y tampoco le conviene a un perro cazador la vecindad de campos abiertos o bosques donde, siguiendo su natural instinto, podría perderse. No se ha de olvidar que el aseo de un perro de pelo encrespado o largo exige mucho más tiempo que el de un perro de una raza de pelo liso, y que es posible que las visitas a la peluquería canina requeridas por el primero salgan bastante caras. Si nos oponemos a ellas, pronto poseeremos un perro que tendrá un aspecto completamente diferente de los del tipo elegido. Algo parecido puede ocurrir en el caso de que, sin saber la raza, no podamos resistir la tentación de adquirir un delicioso cachorrito, después de medio año o algo así, se convierta en un enorme perrazo que nos eche materialmente de la habitación.

Para que nos ayude a decidir la raza, si aún no hemos hecho la elección, podemos visitar exposiciones caninas de razas especiales. El aficionado haría bien en estudiar las muchas ilustraciones y descripciones de las diversas razas que aparecen en este libro.

Tan pronto como se haya hecho una elección más definida, se puede obtener información más detallada de los clubs especializados que existen para la mayoría de razas. Estos clubs han sido fundados por propietarios y criadores con el objeto de velar por los intereses de una raza o grupo de razas determinado y están dispuestos a dar cualquier información que se precise. Las direcciones de las secretarías de dichos clubs pueden conseguirse dirigiéndose a la Federación Cinológica de cada país.

Si se quiere el consejo imparcial de expertos en la materia, lo mejor es hacer lo que acabamos de indicar. Guardémonos de comprar un perro haciendo caso de los muchos anuncios de los periódicos, puesto que muchos de los canes ofrecidos para la venta en ellos proceden de ciertos tratantes o criadores que solamente se ocupan de obtener ganancias. Estas personas hacen aparear dos perros cualesquiera de la misma raza sin preguntarse si es o no una combinación aceptable, hacen criar demasiado a menudo a la misma perra y dan a la madre y a los cachorros alimento de mala calidad e insuficiente. Hay, por lo tanto, un grave riesgo de que le pase algo al cachorro que ha sido llevado en triunfo a casa y que luego, aparte de la decepción, la molestia y las cuentas del veterinario, no se pueda hacer nada por él. Este también es el caso cuando, como puede ocurrir, el vendedor promete enviar el certificado de origen del cachorro y no lo hace. Y con todo esto, tales tratantes ponen un precio a sus cachorros igual al que se pide por un cachorro criado con cuidado y experiencia por un criador honrado y que sienta vocación por la cría.

martes, 15 de septiembre de 2015

El pelaje de los gatos

Belleza y utilidad del pelaje de los gatos



El manto y el pelaje desempeñan un papel importantísimo en la protección del gato y en el mantenimiento de su equilibrio corporal. En efecto, forman una eficaz barrera ante el mundo externo, impidiendo una excesiva pérdida de agua y defendiendo al animal de daños físicos del calor y del frío, de los rayos solares demasiado fuertes y de la invasión de gérmenes. La relajación de la piel asegura que la mayor parte de las eventuales heridas resulten superficiales. La piel del vientre tiene un solo milímetro de espesor, mientras el máximo (4 mm) se sitúa en el cuello.

El espeso manto invernal y el más ligero en el verano, permiten una justa regulación de la temperatura corporal en el curso del cambio de estaciones. La brillantez del pelo es debida al sebo, sustancia segregada por glándulas esparcidas por casi todo el cuerpo del felino. El sebo, que forma una película sobre el pelo, contiene colesterol. rico en vitamina D: lamiéndose, el gato asimila cierta cantidad de él, incrementando así notablemente las defensas del organismo




Los aficionados a las estadísticas curiosas nos dicen que sobre el cuerpo del gato pueden encontrarse hasta 200 pelos por milímetro cuadrado. Cuando la piel está muy reseca, su manto puede emitir una descarga eléctrica que será percibida por nuestra mano cuando lo acariciemos a contrapelo.

El pelaje resulta a nuestra vista el componente más espectacular y más importante del cuerpo del gato; es el elemento básico de su belleza y elegancia. El pelo puede ser corto, largo, duro, liso, sedoso, grueso, denso, doble, ondulado, con subpelo o sin él, pero siempre ofrecerá un esencial motivo de juicio estético.



Las diferentes razas, y aún más las numerosas clases de cruces, poseen mantos de textura y consistencia muy diferentes y caracterizados por las más dispares tonalidades. Los más comunes son el gris, el negro, el rojo, el blanco, el «foca», el marmolizado, y los colores más insólitos como el lila, el azul, el crema, el «fumé», el plateado, el chocolate y todas las variantes bicolores, tricolores y pentacolores en ciertos casos de mestizos.

Las diferentes razas unicolores, bicolores y tricolores, son de todas formas obra de los criadores y seleccionadores, porque hasta principios de siglo los gatos existentes, aparte del blanco y del negro, todos eran de tonos corrientes.



La cola de nuestro felino es siempre más bien larga y contribuye a su elegancia. En general, se desarrolla hasta un grosor limitado y gradualmente va adelgazándose hacia el final





Las mamas pueden ser seis u ocho y se dividen en pectorales, abdominales e inguinales, según la zona en que estén situadas, los pezones son individuales, como pequeños granitos escondidos entre el pelo, salvo en el período de la gestación, en que están más abultados.

sábado, 29 de agosto de 2015

El Shiba Inu, una de las razas más famosas de Japón

El Shiba Inu fue difundido en las prefecturas de Fukushima, Nagano, Gumma y Shimane, entre otras. De origen antiquísimo, se supone que es proveniente de Asia meridional, de épocas primitivas. Lo cierto es que se hallaron huesos pertenecientes a esta raza entre las ruinas de la época Jomon (500 a de Cristo).Con lo cual es una de las razas de perros más antigua de las queremos constancia.

Su nombre, Shiba Inu, en el dialecto de la prefectura de Nagano significa “perro pequeño". Es excelente guardián y se emplea asimismo para cazar animales pequeños.


razas de perros


Rasgos generales: De estatura pequeña, bien formado, ceñido y musculoso, bastante elegante. Tiene gran agilidad y expresión vivaz y amistosa. Es obediente y fiel.

Altura: En la cruz, de 37,9 a 40,9 cm.

Cabeza: La nariz es de color oscuro. El dorso del hocico, recto. Los labios son poco pesados. Hocico puntiagudo, ni grueso ni largo. Dentadura sólida, sin prognatismo. Caída naso-frontal marcada sin exagerar. Frente ancha con surco medio levemente marcado. Mejillas bien formadas.

Ojos: Pequeños, triangulares, de color pardo oscuro.

Orejas: Pequeñas, triangulares, derechas e inclinadas adelante.

Cuello: Robusto y grueso.

Tronco: El tórax es profundo, con costillas arqueadas. Dorso derecho y corto. Lomo ancho y potente. El vientre es retraído. Organos sexuales perfectos.

Cola: Gruesa y fuerte, enroscada o en forma de hoz.

Extremidades:
  • Las anteriores, de hombros desarrollados, oblicuos. Antebrazos derechos, codos pegados al tronco. Metacarpos poco inclinados.
  • Las posteriores de muslos y piernas desarrolladas. Garrón muy derecho.
  • Pies anteriores cerrados y algo redondos. Uñas duras y oscuras; plantas duras. Los posteriores son semejantes a los delanteros.

Manto y Pelaje:
  • Pelo:duro y derecho, con subpelo fino.
  • Color: rojo, berrendo, negro o blanco. También barcino.


Andar: Es ligero, enérgico y vivaz.

martes, 11 de agosto de 2015

El Pequinés

La forma primitiva de Pequines quizá se halle en un perro zorruno del sudeste asiático, procedente, procedente, a su vez como todos los de su raza, del perro de las turbares.

El realidad, se desconoce su verdadero origen. Sólo se sabe que es muy antiguo, tal vez contemporáneo del celeste Imperio y que es una de las razas de perros pequeños más famosa.

En China existe una leyenda muy curiosa que establece los orígenes, aunque no científicos. Un león se enamoró  cierto día de una pequeña mona, a la que quiso desposar; pero antes era necesario presentarse ante el dios Hai-ho quien le dijo al león:

"Si estás dispuesto a sacrificar tu fuerza y tu estatura por amor hacia esa mona, consiento que te cases con ella.”

El león aceptó la imposición y el fruto de esa unión fue el perro pequinés que conservó el porte orgulloso y la noble expresión del rey de la selva, junto con la ternura y la gracia de la pequeña mona.



El Pequinés llegó a Europa, mejor dicho a Inglaterra, en 1861, después de la caída de Pekín y de la destrucción del Palacio de Verano a manos de las tropas franco-inglesas. Los oficiales ingleses llevaron, como botín, algunos ejemplares, de los cuales uno fue ofrecido como obsequio a la reina Victoria. De esta manera, la cría europea contó con sus primeros antepasados. 

A continuación se desarrolló de tal manera, con tanto celo, que se obtuvieron ejemplares de una belleza esplendente. En cambio, en su país de origen decayó súbitamente y fue necesario importar reproductores de Europa y Australia.


Las dimensiones, los datos somáticos y los rasgos generales han sufrido importantes modificaciones, cada vez más lejos del perro tipo. La confrontación entre el estándar oriental, redactado hace unos cuarenta años, y el estándar europeo lo demuestra claramente, por otra parte, desconocemos las condiciones actuales de la cría en China.

Rasgos generales

Pequeño, membrudo, valiente, bien equilibrado y gallardo. Independiente y de aspecto leonino.

Peso: De 2 a 8 kg.

Cabeza: La cabeza es maciza. Aplastada, vista de perfil. Nariz situada muy alta entre los ojos, corta y ancha, con fosas grandes, de color negro. Boca con buen cierre, sin dientes ni lengua visibles. El hocico es ancho y fruncido. Stop poco profundo. Cráneo amplio y achatado entre las orejas.

Ojos: Grandes, cristalinos, de color oscuro y brillantes.

Orejas: En forma de corazón, con franjas muy largas y profusas.

Cuello: Corto y grueso.

Tronco: Corto con tórax amplio. Las costillas son muy arqueadas. El dorso en línea recta. El esternón bajo entre los antebrazos.

Cola: De inserción alta, de porte rígido, levemente curvada sobre el dorso.

Extremidades:

Las anteriores, cortas y gruesas, con hueso pesado y arqueado, pero sólido en el hombro.

Las posteriores más leves que las anteriores, aunque sólidas y aplomadas. Los garrones, robustos y sin torcer.

Pies grandes y aplastados, no redondos. Los anteriores ligeramente vueltos hacia fuera.

Manto y Pelaje: Pelo: largo y tieso, con abundante crin. Más bien basto.

Color: todos los colores, incluso el berrendo.

martes, 4 de agosto de 2015

Lhassa Apso

Como es bien conocido en la cinofilia, el Lhassa Apso se formó por medio del cruce entre el terrier del Tíbet y el spaniel tibetano. Por su estatura pequeña, su carácter simpático y su hermosura física, no tardó en granjearse la simpatía de todos como excelente perro de compañía.




En su país de origen, al menos hasta la anexión de la República Popular China, vivía en los monasterios, y los ejemplares más bellos y valiosos se hallaban en Pótala, el palacio del Dalai Lama, así como en las residencias de ministros y otros personajes. Era imposible obtener empleos por dinero, y sí excepcionalmente, mediante el obsequio de un ejemplar de Lhassa Apso. Además por aquel entonces no eran necesarios los seguros para perros.

Como me relató un lama del Tibet -escribe la autora C. J. Seltzer-, los ejemplares de escaso valor vagan por los poblados, alimentándose con lo poco que les da la gente. Los ejemplares más valiosos, sin embargo, son considerados como piedras preciosas. El Lhassa Apso no se usa en ningún trabajo. Dotado de un oído muy fino, percibe bien los rumores leves y lejanos, dando la alarma con su carácterística voz clara y aguda. Por esta razón, en lengua tibetana se le llama apso seng kye, que quiere decir "perro centinela con ladrido de león”.

También en China, en la corte imperial, a la que llegaban desde el Tibet como “ofrendas tributarias”, eran bien acogidos y contribuyeron a formar la raza shih tzu.

Rasgos generales

Carácter alegre, lleno de seguridad y prudencia ante los desconocidos.

Altura


De 22,5 cm. a 25 cm., para los machos; las hembras son algo más bajas.

Cabeza

Cascada de pelos sobre los ojos; barba tupida y bigotes oscuros. Nariz negra. El dorso del hocico es recto y medianamente largo. Cráneo moderadamente estrecho.

Ojos

Oscuros, de tamaño mediano, ni pequeños ni hundidos.

Orejas

Colgantes con franjas pesadas.

Cuello

Fuerte, con collar de pelo abundante.

Tronco

Longitud mayor que la altura en la cruz. Costillas arqueadas, sin ser chatas. Lomo fuerte; grupa bien desarrollada.

Cola

Con franjas nutridas. La lleva por encima de la grupa.

Extremidades

Las anteriores derechas, con abundante pelo.
Las posteriores, bien desarrolladas, con mucho pelo.

Pies redondos, con abundante pelo y almohadillas plantares sólidas.

Manto y Pelaje

Pelo: pesado, duro, derecho, ni sedoso ni lanoso, bastante largo. Subpelo muy tupido.

Color

Dorado, miel, arena, gris oscuro, pizarra.

jueves, 9 de julio de 2015

El Carlino o Pug, una de las razas más populares hoy en día



Entre las razas de perros que merecieron gran estima y hoy la moda ha postergado, aunque sin volverles completamente la espalda, está el Pug o Carlino, que conoció gran popularidad en otras épocas.
Según el naturalista Buffon, el Carlino, al que él llamó también “doghino”, se deriva del alano y del pequeño danés.
Cornevin lo define como una miniatura del dogo de Burdeos.
Reul opina que se trata de un mastín reducido a proporciones mínimas y modificado en varias de sus características; ésta puede ser la hipótesis más verosímil.
Por lo visto, su origen es el mastín y aun el mismo de éste, a pesar de la gran diferencia de sus dimensiones, y así, los dos procederían del mismo lejano antepasado asiático.
El nombre de Carlino fue usado por primera vez en Francia, y por su aspecto cómico y malhumorado a la vez, que le confieren las arrugas y la pigmentación del rostro, desde el siglo XVIII se le atribuyó el nombre de un actor célebre en el papel de Arlequín, de la Commedia dell Arte, con el que su rostro, ridículo, con máscara negra, se identificaba.
En Alemania, donde existen varios ejemplares provenientes de la importación holandesa, se le llama Mops, del verbo moppen, que significa “de aspecto fruncido . Los ingleses lo bautizaron como Pug-dog, o sea “cosa mínima ’.

RASGOS GENERALES:

Perro cuadrado y ceñido. También ceñudo.

Peso


Entre 6,3 y 8 kgs.

Cabeza

Grande, maciza, redonda, no presentand surco mediano. El hocico es corto, obtuso, cu, drado, pero caído. Presenta arrugas profundas y grandes.

Ojos

Muy grandes, audaces, oscuros, prominei tes y globulares. La expresión es dulce pero a vez de alerta.

Orejas

Son delgadas, pequeñas, suaves y aterciopeladas.

Tronco

Corto, amplio en el tórax. Costillas arquedas.

Cola

Se presenta enroscada lo más posible sobre el anca.

Extremidades

Las anteriores, muy fuertes, derechas,longitud moderada.
Las posteriores, no tan largas como las p tas delanteras.
Los pies no muy largos ni redondos. Los dedos bien separados con uñas negras.

Manto o Pelaje

Pelo: fino, lacio, suave, corto, brillante, no duro pero tampoco lanoso.
Color: plata, amarillo, melocotón o negro.

Máscara

Muy negra y bien definida.